play_arrow

keyboard_arrow_right

skip_previous play_arrow skip_next
00:00 00:00
playlist_play chevron_left
volume_up
chevron_left

Junta de consejo

Automotriz, la disputa del 2022

Marielena Vega 14 de diciembre de 2021


Background

El sector automotriz será uno de los temas más sensibles en este cierre de año, pero también en el comienzo del 2022. No sólo en México sino también en la relación que tiene México con su principal socio comercial y vecino, Estados Unidos. Incluso se puede afirmar que es el punto central del acuerdo comercial del T-MEC que fue firmado en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador. 

Por un lado, el sector de autos eléctricos, donde México va retrasado, y, por otro, en territorio nacional se busca sacar adelante un decreto para legalizar lo ilegal. 

El sector automotriz es el tema central del T-MEC que firmaron México, Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, ha sido un sector que se ha visto afectado considerablemente por su misma reconversión que ha tenido que sufrir este año para evolucionar hacia los autos eléctricos. 

Principalmente para poder reducir sus niveles contaminantes y evolucionar a los autos eléctricos. Se quiere contar con autos más amigables al medio ambiente y reducir la dependencia de los hidrocarburos. En este sentido, el presidente Joe Biden busca un impulso en los autos eléctricos, donde, por cierto, México se encuentra rezagado, y la respuesta que ha dado nuestro país es cuestionada, pues trata de regular los autos chocolate. 

Aparte, el tema de las reglas de origen del sector es desafiante en medio de estas decisiones.  

Y es que a todas luces se ve que el gobierno mexicano va en sentido contrario de lo que quiere su homólogo estadounidense. Es decir, Biden ha impulsado el tema ambiental, incluso la vicepresidenta de Estados Unidos votó en contra del TMEC por el tema ambiental, porque piensa que se tenía que hacer mucho más. 

Asuntos que se pierden de vista.  

La administración de EU obviamente va a presionar al gobierno mexicano porque las políticas energéticas mexicanas favorecen una doctrina energética del pasado, algo que hace mucho daño al ambiente, y, por supuesto, alineadas a las políticas del pasado. El mundo se va a alinear a las energías limpias, y México debería dirigirse hacia en camino que señala el mundo desarrollado. Pero como no se está dando y vamos en el sentido contrario, a decir de la internacionalista Cristina Rosas, habrá medidas para presionar al gobierno mexicano y evitar los hidrocarburos fósiles. 

Y es que el sector automotriz ha perdido competitividad, y se considera que la iniciativa del presidente de EU no sólo es para hacer entrar en razón al presidente de México, sino además para impulsar la reconversión automotriz. Las cosas se complican porque las reglas de origen van enfocadas a aumentar el porcentaje de contenido nacional, dado que estábamos al 65% para junio de 2020, en 2023 será la regla de origen del 76 por ciento. 

Por lo cual, en caso de que México no pueda cumplir con las reglas y la tendencia mundial, veremos salida de inversiones, lo que se puede seguir orientando en perder competitividad. 

De ahí que se debe inclinar a las tecnologías limpias, no sólo atender las energías fósiles. 

Porque hay muchas empresas extranjeras que quieren cerrar en México negocios de inversión en energías limpias, y México puede quedarse fuera.

Tagged as: , , , , , , .